miércoles, 12 de noviembre de 2008

Porque me da la gana..


Cuando no se tiene un nombre para decir las cosas,entonces se utilizan historias.Así funciona ,desde hace siglos.Y esta es la historia de alguien que pasó la mayor parte de su vida viviendo con serenidad,apoyando,abrazando,escuchando,protegiendo.........- .............a los demás.
Pero con el tiempo,empezó a concederse un placer que antes se había negado siempre: escucharse a sí mismo,y apoyarse y protegerse...................
Siempre había tenido el don de sentir.Incluso mirando en el aire,sentía cosas que los demás ni veían.
Y cuando la soledad le oprimía el corazón,escribía mensajes qué sólo él sabría descifrar.Después doblaba con sumo cuidado el pergamino en el que había plasmado meticulosamente sus miedos,sus anhelos,sus divagaciones....................,y lo introducía en una botella usada con el fin de arrojar al mar todos sus fantasmas.Pero para qué,pensaba luego.........seguro a nadie le interesaría.
La mayor parte de su tiempo lo consumía en una liturgia de costumbres que conseguía preservarle de la infelicidad: el trabajo,la familia,los quehaceres diarios y........................................de vez en cuando.................cuando el nudo que a menudo le oprimía la garganta llegaba incluso a dejarle sin aliento,iba hasta el lago que hay a diez minutos de su casa.Y allí pasaba horas y horas mirándolo,puesto que,dibujado en el agua,le parecía ver el inexplicable espectáculo,leve,que había sido hasta entonces su vida.
Quizá no sea ésta la historia de una persona importante.
Quizá ni merezca la pena contarla,pero lo hago porque sí.......porque me da la gana
lo hago, por todos y cada uno de vosotros que se sientan,un poco reflejado en este escrito, en estos pensamientos, reflexiones...............
Publicar un comentario